Fuego urbano

La rutina es un veneno que te ciega. Conviene abrir la puerta a la mirada. Nunca estará sola.