Roma

Ciudad de ruinas y cultura extinta, masacrada por legiones de turistas que devoran sus rincones.

En un acto de fe, entrecierro un poco más el ojo como elogio a la experiencia exhausta, jadeante de banalidad y anulación… En todas partes hay belleza.